Himnos Nacionales

Primer Himno Nacional de Chile

06.05.2014 13:41

 

 

Primera versión del himno nacional de Chile

 
Texto: Bernardo Vera y Pintado
Música: Manuel Robles Gutiérrez
Himno nacional de Chile con letra de Eusebio Lillo y música de Ramón Carnicer
(Los párrafos en negritas son los que se cantan hoy día).
I
Ciudadanos, el amor sagrado
de la Patria os convoca a la lid:
libertad es el eco de alarma;
la divisa: triunfar o morir.
El cadalso o la antigua cadena
os presenta el soberbio español:
arrancad el puñal al tirano,
quebrantad ese cuello feroz.
(Coro) Dulce Patria, recibe los votos
con que Chile en tus aras juró
que o la tumba serás de los libres
o el asilo contra la opresión.
 
II
Habituarnos quisieron tres siglos
del esclavo a la suerte infeliz,
que al sonar de las propias cadenas
más aprende a cantar que a jemir.
Pero el fuerte clamor de la Patria
ese ruido espantoso acalló;
i las voces de la Independencia
penetraron hasta el corazón.
 
III
En sus ojos hermosos la Patria
nuevas luces empieza a sentir,
iobservando sus altos derechos
se ha incendiado en ardor varonil.
De virtud i justicia rodeada,
a los pueblos del Orbe anunció
que con sangre de Arauco ha firmado
la gran carta de emancipación.
 
IV
Los tiranos en rabia encendidos
i tocando de cerca su fin,
desplegaron la furia impotente,
que aunque en vano se halaga en destruir.
Ciudadanos, mirad en el campo
el cadáver del vil invasor...;
que perezca ese cruel que en el sepulcro
tan lejano a su cuna buscó.
 
V
Esos valles también ved, chilenos,
que el Eterno quiso bendecir,
i en que ríe la naturaleza,
aunque ajada del déspota vil.
Al amigo y al deudo más caro
sirven hoi de sepulcro i de honor:
mas la sangre del héroe es fecunda,
i en cada hombre cuenta un vengador.
 
VI
Del silencio profundo en que habitan
esos Manes ilustres, oíd
que os reclamen venganza, chilenos,
i en venganza a la guerra acudid.
De Lautaro, Colocolo i Rengo
reanimad el nativo valor,
i empeñad el coraje en las fieras
que la España a estinguirnos mandó.
 
VII
Esos monstruos que cargan consigo
el carácter infame i servil,
¿cómo pueden jamás compararse
con los Héroes del cinco de Abril?
Ellos sirven al mismo tirano
que su leí i su sangre burló;
por la Patria nosotros peleamos
nuestra vida, libertad i honor.
 
VIII
Por el mar i la tierra amenazan
los secuaces del déspota vil;
pero toda la naturaleza
los espera para combatir:
el Pacífico al Sud i Occidente,
al Oriente los Andes i el Sol,
por el Norte un inmenso desierto,
i el centro libertad i unión.
 
IX
Ved la insignia con que en Chacabuco
al intruso supisteis rendir,
i el augusto tricolor que en Maipo
en un día de triunfo os dio mil.
Vedle ya señoreando el Océano
i flameando sobre el fiero León:
se estremece a su vista el Ibero
nuestros pechos inflama el valor.
 
X
Ciudadanos, la gloria presida
de la Patria el destino feliz,
i podrán las edades futuras
a sus padres así bendecir.
Venturosas mil veces las vidas
con que Chile su dicha afianzó.
Si quedare un tirano, su sangre
de los héroes escriba el blasón.
 
 

El primer himno nacional de Chile fue compuesto en 1819 por el músico Manuel Robles y el poeta Bernardo de Vera y Pintado

 

La letra del primer himno nacional de Chile fue encargada al poeta Bernardo de Vera y Pintado por Bernardo O’Higgins en 1819. El poeta argentino y el Director Supremo de nuestra naciente república habían estado algo distanciados y O´Higgins llegó a negarle la entrada a Chile a Vera y Pintado por considerarlo enemigo. Hacía poco tiempo que los hermanos Carrera habían sido fusilados en Mendoza y la situación política estaba algo tensa.

 

Sin embargo, luego de una reconciliación, Vera y Pintado fue favorablemente acogido en nuestro país, donde se radicó, escribiendo también la letra del himno nacional. La música del himno fue encargada al compositor peruano José Reverte, pero la música que él entregó no le agradó a Vera y Pintado porque no encajaba con los versos. Entonces, le pidieron al músico chileno Manuel Robles que se ocupara de ese trabajo.

 

El estreno de la canción tuvo lugar el 20 de agosto de 1920 en el teatro del coronel Domingo Arteaga, que a la sazón era el único teatro permanente que había en el país. En la ocasión, se celebraba el cumpleaños de Bernardo O’higgins, la partida de la Expedición Libertadora del Perú y el estreno de un nuevo local del teatro.

 

Pero el ministro chileno en Londres, Mariano Egaña, recibió críticas en Inglaterra respecto a la música, por lo que pidió encargar una nueva versión musical al español Ramón Carnicer en 1828. Entonces se estrenó una segunda versión con la misma letra pero con la música cambiada, en el mismo teatro donde se había estrenado la anterior, el 23 de diciembre de ese año. La gente estaba acostumbrada al himno anterior y costó que se aprendieran la nueva música, pero finalmente los oídos chilenos se acostumbraron.

 

En 1846, las autoridades españolas solicitaron que se cambiara la letra del himno, porque como había sido compuesta en el fragor de las luchas independentistas, tenía versos muy agresivos contra España. Por lo demás, las relaciones con el país europeo se habían normalizado para entonces. El gobierno de Manuel Bulnes Prieto pidió entonces al poeta Eusebio Lillo Robles que modificara los versos que molestaban a España. Al año siguiente, en 1847, la versión definitiva ya estaba lista y contaba con la aprobación de Andrés Bello.  

 

Elementos: 1 - 1 de 3
1 | 2 | 3 >>