Himno nacional de Chile con letra de Eusebio Lillo y música de Ramón Carnicer

06.05.2014 13:49

 

 

 

 
 
Himno nacional de Chile con letra de Eusebio Lillo y música de Ramón Carnicer
 
(Los párrafos en negritas son los que se cantan hoy día).
 
(Coro)
 
Dulce Patria, recibe los votos 
 
Con que Chile en tus aras juró 
 
Que o la tumba serás de los libres 
 
O el asilo contra la opresión.
 
 
Ha cesado la lucha sangrienta; 
 
ya es hermano el que ayer invasor; 
 
de tres siglos lavamos la afrenta 
 
combatiendo en el campo de honor. 
 
El que ayer doblegábase esclavo 
 
libre al fin y triunfante se ve; 
 
libertad es la herencia del bravo, 
 
la Victoria se humilla a sus pies.
 
II 
 
Alza, Chile, sin mancha la frente; 
 
conquistaste tu nombre en la lid; 
 
siempre noble, constante y valiente 
 
te encontraron los hijos del Cid. 
 
Que tus libres tranquilos coronen 
 
a las artes, la industria y la paz, 
 
y de triunfos cantares entonen 
 
que amedrenten al déspota audaz.
 
III 
 
Vuestros nombres, valientes soldados, 
 
Que habéis sido de Chile el sostén, 
 
nuestros pechos los llevan grabados;
 
Los sabrán nuestros hijos también. 
 
Sean ellos el grito de muerte 
 
que lancemos marchando a lidiar, 
 
y sonando en la boca del fuerte 
 
hagan siempre al tirano temblar.
 
IV 
 
Si pretende el cañón extranjero 
 
nuestros pueblos osado invadir; 
 
desnudemos al punto el acero 
 
y sepamos vencer o morir. 
 
Con su sangre el altivo araucano 
 
nos legó por herencia el valor; 
 
y no tiembla la espada en la mano 
 
defendiendo de Chile el honor.
 
 
Puro, Chile, es tu cielo azulado, 
 
puras brisas te cruzan también, 
 
y tu campo de flores bordado 
 
es la copia feliz del Edén. 
 
Majestuosa es la blanca montaña 
 
que te dio por baluarte el Señor,
 
Y ese mar que tranquilo te baña 
 
te promete futuro esplendor.
 
VI 
 
Esas galas, ¡oh, Patria!, esas flores 
 
que tapizan tu suelo feraz, 
 
no las pisen jamás invasores; 
 
con tu sombra las cubra la paz. 
 
Nuestros pechos serán tu baluarte, 
 
con tu nombre sabremos vencer, 
 
o tu noble, glorioso estandarte, 
 
nos verá combatiendo caer.