BIOGRAFÍA ARTURO PRAT CHACÓN

Webnode
BIOGRAFÍA ARTURO PRAT CHACÓN

Familia Prat

El origen de los Prat se encuentra en España. Allí nació Isidro Prat Camps, bisabuelo de Arturo, labrador de la tierra, quien tuvo cuatro hijos: José, Narciso, Ignacio y Pedro.
Ignacio, nacido en 1770, se inclinó por el comercio y trabajó como un exportador de géneros, principalmente a Argentina. Por razones que aún se desconocen, emigró a Chile, en donde formó una familia en 1811, al casarse con Agustina del Barril.
Tuvieron cuatro hijos, de los cuales sólo dos sobrevivirían, Agustín y Clara. Agustín se dedicó al comercio y abrió una tienda en la capital, en donde conoció a María Luz del Rosario Chacón Barrios, con quien contrajo matrimonio en 1838.
Sus padres
La joven pareja formada por Agustín Prat del Barril y Rosario Chacón Barrios se casó el 26 de octubre de 1838 y se estableció en Santiago: abrieron una tienda que un tiempo después fue completamente quemada en un incendio y se quedaron arruinados, por lo que tuvieron que abandonar la capital y trasladarse a la hacienda San Agustín de Puñual en Ninhue, provincia de Ñuble, en ese entonces explotada por Andrés Chacón, hermano de Rosario.
Continuaron viviendo un sino trágico: tres de sus hijos murieron en la más temprana niñez y Agustín contrajo una enfermedad incurable (parálisis progresiva), que lo fue destruyendo. Sería en esa hacienda donde verían nacer a su cuarto hijo, Arturo Prat Chacón.
Niñez e infancia
Llevaban los padres viviendo juntos una década, cuando el día 3 de abril de 1848 nació su hijo Arturo. De salud delicada, parecía que el niño estaba condenado a seguir el destino de sus demás hermanos. De principio no gritó al nacer y fue un niño de contextura muy frágil. Su madre, no obstante, estaba dispuesta a luchar. Confió la salud de su hijo a la hidroterapia y los sudores hidropáticos del llamado método Priessnitz, desarrollado por Vincent Priessnitz.
El padre fue tentado por la fiebre del oro de California, por lo que se aventuró con otros chilenos a probar fortuna en los Estados Unidos, aventura que le costó la ruina económica: la familia se vio obligada a vender la hacienda, por lo que debieron regresar a la capital chilena.
La familia Prat encontró solvencia con una chacra, situada en la actual comuna de Providencia, que poseía Pedro Chacón, en las entonces cercanías de la ciudad. Allí transcurrieron los años de infancia del futuro héroe.
Se fue desarrollando físicamente, dejando atrás su condición "casi raquítica y enfermiza", según la descripción de su tío Jacinto Chacón. Se le atribuyó el cambio al método Priessniz, pero lo más probable es que fuera resultado del ambiente estimulante de la chacra, de su afición por los ejercicios físicos y al espíritu de superación que le inculcó desde temprano su madre.
En 1854, se vendió la chacra y la familia se trasladó a una modesta casa en la calle Nueva de San Diego, llamada hoy día Arturo Prat. Dos años más tarde, el niño inició sus estudios en una escuela inaugurada ese año en la misma calle, la cual se conocía como la "Escuela de la Campana", debido a una torre con una campana que tañía para llamar a las clases. El director de esta escuela era un connotado profesor, José Bernardo Suárez.
Alumno de buena conducta, a excepción de pleitos y travesuras propias de la niñez, tenía problemas con las matemáticas, específicamente con la aritmética, pero logró superarlos y obtener distinción el año 1856 en lectura, geografía, religión y la propia aritmética.
Dejó la escuela el 25 de agosto de 1858, y el día 28 de ese mismo mes ingresó en la Escuela Naval del Estado, futura Escuela Naval Arturo Prat.
 
Juventud de mar - La Escuela Naval
Arturo Prat, Jacinto Chacón (tío de Arturo) y Luis Uribe.
Fotografía tomada el día del ingreso de Arturo Prat a la Escuela Naval.
 
Prat ingresó a la Escuela Naval gracias a las becas creadas por el presidente Manuel Montt Torres para el ingreso a esa institución. Eran dos becas por provincia, una de Arauco toca a Prat, otra a Luis Uribe Orrego. Ambos tenían como apoderado a don Jacinto Chacón (tío de Arturo y padrastro de Uribe), convirtiéndose los dos niños en casi hermanos.
Dirigía la escuela por esos años el francés Juan Julio Feillet, secundado por otro francés, don Anatolio Desmadryl. Forman parte el joven Arturo y su amigo Luis, del llamado "curso de los héroes", integrado, entre otros, por Carlos Condell de la Haza, Juan José Latorre y Jorge Montt Álvarez, todos ellos personajes destacados en la futura Guerra del Pacífico.
Su primer año sería irregular en los estudios, distraído, continúan sus dificultades con las matemáticas. Pero al igual que en la escuela, se sobrepone y logra una medalla de plata por sus logros.
En 1859, su segundo año como cadete, los alumnos deben iniciar el aprendizaje náutico. Su primer viaje de instrucción se realizó en el vapor "Independencia" con maniobras de vela y aparejo, para seguir después con las prácticas de marinería y artillería.
En enero de 1860, Arturo Prat aborda por primera vez la casi nueva "Esmeralda". Sigue su aprendizaje náutico: embarque y desembarque, simulacros de combate y otros. En julio de 1861 egresa de la Escuela Naval, siendo "primera antigüedad" (el más distinguido del curso). Obtiene el grado de guardiamarina sin examen.
Continuó los viajes de práctica, siempre en la "Esmeralda", a la cual cariñosamente se le apoda La Macarrona, donde ocurrieron hechos dignos de destacar, como el incidente del "Infernal".
El "Infernal" era una nave francesa, en donde se almacenaba todo tipo de explosivos y municiones. Por ende, podría hacer honor a su nombre si alguna vez se incendiara. Y esa vez llegó el 1 de octubre de 1861, al aparcar una nube de humo negro sobre la nave, ubicada en la bahía de Valparaíso. Se encontraba allí mismo la "Esmeralda", que envió inmediatamente botes a aplacar el siniestro. Uno de estos botes era conducido por el guardiamarina Arturo Prat, quien después de dos horas de lucha contra el fuego debió retirarse de la nave con los demás marineros, produciéndose el daño temido, en barcos y edificios aledaños.
Guerra con España - Prat en su juventud.
 El 21 de julio de 1864 Prat da la prueba de teoría y práctica necesaria para pasar de guardiamarina sin examen a guardiamarina examinado, pasándola destacadamente. Ese mismo año se producían incidentes que desembocarían en la guerra contra España, detonada por la desaprobación chilena frente a la ocupación de las islas Chincha (peruanas) por la escuadra española. Declarada la guerra, sería el bautismo de fuego para Prat y sus compañeros.
Comandaba la "Esmeralda" por aquél entonces, Juan Williams Rebolledo, quien planeó la recuperación del vapor chileno "Matías Cousiño" y la captura de la goleta española "Covadonga". El día 26 de noviembre de 1865, acaeció el combate naval de Papudo, el cual rápidamente se inclinó al bando chileno, superior en poder de fuego, quien capturó al barco vencido. La captura de la "Covadonga" repercutió en que todos los marineros partícipes del acto fueran ascendidos en un grado, convirtiéndose Prat en teniente segundo. Con deseos de compensar la derrota de Papudo, la escuadra española buscó otro enfrentamiento con las naves aliadas (a Chile se le sumó en la guerra el Perú y Ecuador).
Los esfuerzos de revancha, se realizaron en las cercanías de Chiloé, en el llamado combate naval de Abtao, el 7 de febrero de 1866. El combate fue solamente de artillería entre la "Covadonga" y las naves hispanas "Villa de Madrid" y "Blanca", pues las otras naves aliadas quedaron inutilizadas por falta de carbón o por lo rocoso del estuario. Prat servía entonces en la "Covadonga", nave que resistió con fortuna el bombardeo hispano. No hubo bajas en los aliados, mientras que los españoles tuvieron dos muertos. Las naves aliadas estaban, al momento del combate naval de Abtao, al mando del capitán de navío AP Manuel Villar en reemplazo de Juan Williams Rebolledo, quien había partido el 5 de febrero, a Ancud con la "Esmeralda", en procura de carbón y víveres, para los BAP "Unión" y "América" que habían arribado el día anterior a los canales de Abtao, luego de una larga travesía desde el Perú.
Joven oficial
Tras la guerra, Prat realizó numerosos viajes marítimos, en el interior y el exterior, por ejemplo a las islas Juan Fernández e isla de Pascua (en la corbeta Esmeralda al mando de Policarpo Toro), Magallanes y al Perú. Durante este último viaje, realizado en 1868, se encargó de transportar auxilios a los afectados del terremoto de 1868 de ese mismo año; y luego repatriar los restos de Bernardo O’Higgins, sirviendo a las órdenes de Manuel Blanco Encalada.
El 9 de septiembre, Prat se convirtió en teniente primero. Entonces el futuro héroe vuelve a la Escuela Naval, pero esta vez como instructor. Desde 1871, sería oficial detall (ayudante de segundo comandante) de la "Esmeralda", por lo que le correspondían diversos cargos en la escuela (profesor, subdirector, director interino), encomendándosele los cursos de ordenanza naval, derecho, táctica naval, cosmografía, etc. Igualmente tuvo que estacionarse cuatro años (1871-1874) con la corbeta en el puerto de Mejillones. Alcanzó los grados de capitán de corbeta graduado (1873) y efectivo (1874). Fue un esforzado profesor, que luchó contra la falta de recursos del medio para impartir una educación de calidad. Realiza él mismo las traducciones de los libros del francés al español.
Le cupo enfrentar una situación particular a Prat por aquellos años. El 24 de mayo de 1875, se encontraba la "Esmeralda" en Valparaíso, mientras Prat guardaba licencia por estar enfermo. El comandante del barco, Luis Alfredo Lynch, también se encontraba con licencia, estando la nave a cargo del teniente Constantino Bannen. Estalló un violento temporal en la bahía, el "Valdivia" rompió sus amarras y se precipitó a la "Esmeralda", que por su parte impactó con el "Maipo". Parecía inevitable el naufragio de la "Esmeralda", cuando llegaron Prat y Lynch. Lograron éstos ser transportados por los boteros al navío, pero las olas violentas inmovilizaron la embarcación. Arturo Prat se arrojó al agua y nadó hasta el buque subiendo por una cuerda (como lo hiciera instantes antes Lynch), donde trabajó febrilmente con una cuerda atada por la cintura al mástil, para realizar las maniobras de salvamento. Consistía ésta en varar la nave de proa contra la playa y asegurarla allí mediante cordajes. No resultó fácil, pero al fin, se logró la varazón. Luis Alfredo Lynch recordaría después "la imperturbable serenidad ante el peligro" de Arturo Prat.
La reparación de la "Esmeralda" fue difícil y larga y su costo se elevó a 100.000 pesos. Lynch tuvo que enfrentar un sumario en su contra por las responsabilidades que le cabía, pero logró salvarse por un empate en la votación. Durante todo el sumario Arturo Prat siempre fue fiel a su superior apoyándolo en lo que pudo.
Concluidos los exámenes de mayo de 1876, el gobierno chileno cerró la Escuela Naval. Chile no necesitaba más oficiales, bastaba con los existentes, explicó el gobierno, a solo tres años de la guerra del Pacífico.
Prat, que dejó a Condell a cargo de la "Esmeralda", desembarcó y fue nombrado ayudante de la Gobernación Marítima de Valparaíso (por sus estudios de abogado). Era diciembre de 1876, ya era capitán de fragata graduado, pero a la nave de su destino solo volvería una vez iniciada la guerra.
En 1877, fue destinado por un tiempo a la Argentina en comisión de servicio.
Prat abogado- Los estudios
En 1870, Arturo iniciaría el camino de convertirse en abogado. A Prat siempre le habían interesado las leyes, por lo que decidió obtener un título profesional. Se inició con su egreso como alumno libre de Humanidades en el Liceo de Valparaíso y el Instituto Nacional. En el año 1871 consiguió la cédula del bachillerato en Filosofía y Humanidades, requisito para estudiar Derecho, encontrándose entre sus examinadores el reputado historiador Diego Barros Arana.
Al año siguiente empezó los estudios del derecho en propiedad, en la Facultad de Derecho de la Universidad de Chile, estudiando a bordo de la "Esmeralda", ese año en Mejillones. Regresado de su misión solicitó ser examinado en Valparaíso, aprobando los ramos requeridos. En 1875, inicia la práctica de la abogacía, requisito anterior al título, en un estudio jurídico porteño.
En julio de 1876, Prat aprueba los últimos cursos, está ahora listo para licenciarse, por lo que deberá sortear una cédula entre diversos ramos y dar examen sobre ella. Su cédula es derecho romano, que logra pasar los días 24, 25 y 26 de julio, junto con que lograsen aprobar su memoria "Observaciones a la ley electoral vigente ". Ahora el título está a un sólo paso, rendir el examen final ante los jueces de la Corte Suprema.
El 31 de julio de 1876, a las 11.00 horas, un capitán de corbeta con uniforme de gala y espada al cinto atraviesa los pasillos de la Corte Suprema de Justicia; viene a dar su examen final ante los jueces máximos exigido por la ley para ejercer la abogacía.
Pero sorpresivamente, Prat se entera que los jueces han resuelto no oír exámenes ese día. Insistió el novel abogado que había sido citado para aquel día y que su tiempo como marino era muy limitado, pidiendo una audiencia ante el presidente de la Corte Suprema Manuel Montt Torres. Convenció a éste de que se le dejara examinar, y finalizado el día y junto a los aplausos de los miembros del tribunal, Prat se convierte en abogado, a los 28 años de edad.
Con anterioridad a su examen final, ya Prat había desempeñado las labores de abogado al defender al ingeniero Ricardo Owen, acusado de desobediencia y después a su amigo y compañero Luis Uribe Orrego, acusado del delito de desobediencia y desacato a sus superiores. En la primera ocasión tuvo éxito, pero defendiendo a su amigo no tanto, pues fue condenado por seis votos en contra a seis meses de presidio. Una amnistía del Presidente salvaría a Uribe y a su carrera naval de este destino.
Jurista
Prat ejerció por muy poco tiempo su recién adquirida profesión. Se dedicó principalmente a resolver los problemas legales de los Chacon y los Carvajal, como también problemas relacionados con lo naval.
Aspiró a ser auditor de Marina, pero sólo fue investido como "ayudante" (principalmente debido a su escasa experiencia), encomendándosele los aspectos jurídicos de la Comandancia General de Marina. Además Prat tuvo que soportar recelos encubiertos y hostilidades de sus pares por el hecho de ser abogado, quienes le mantenían una cierta distancia por no considerarlo un militar pleno.
Aquí Prat realizó una remodelación completa al sistema legal de la armada, empezando por la Ley de Navegación, presentando 152 modificaciones a ésta, de las cuales gran parte fue aceptada.
También se encargó de regularizar el tema de los ascensos, para evitar que influyeran las relaciones sociales, los cuoteos políticos y otras cosas distintas del mérito propio y la antigüedad. Prat murió sin ver publicado este código de marina.
 
 
Observaciones a la lei electoral vijente..
 
Su tesis titulada Observaciones a la ley electoral vigente contiene importantes pistas acerca de su pensamiento político. Fue escrito en el marco de la promulgación de la nueva ley electoral, durante el gobierno de Federico Errázuriz Zañartu, en el que se establecía la institución de los mayores contribuyentes y el voto acumulativo para los diputados. Prat analiza esta ley según la perspectiva (un tanto ingenua) de que era posible con esta ley avanzar en la libertad electoral. Señala las contradicciones y oscuridades del texto, pero recalca que es una ley "eminentemente liberal".
Termina diciendo Prat:
"buena en el fondo, tiene la necesidad de serias e importantes reformas en materia de reglamentación, si ha de alcanzar el alto objetivo que está a ser destinada: ser garantía eficaz de que el resultado de las urnas sea feliz expresión de la voluntad nacional".
Como ya se dicho, en el texto se ven las ideas políticas de Prat, de corte netamente liberal (aunque un liberalismo común, "que está en el aire" se podría decir), y de una gran ingenuidad (ni con todas sus indicaciones la ley podría impedir la intervención del ejecutivo).
Hombre de familia - Noviazgo y matrimonio
 
Acostumbraba don Pedro Chacón a dar una o dos veces por semana alguna tertulia en su casa porteña. Arturo iba a ellas frecuentemente, al igual que lo hacía la cuñada de Concepción Chacón, Carmela Carvajal. En esas alegres tertulias se conocieron y enamoraron ambos, amor que duraría toda la vida. De regreso del viaje que repatrió desde Perú los restos mortales de O’Higgins, trajo Prat regalos para Carmela, un costurero, un abanico, una cruz de plata y un tarjetero de marfil.
La relación era muy obvia pero muy reservada para Prat, se molestaba cuando hacían relación a su noviazgo. Además de la timidez natural, otra de las razones por la que se molestaba Prat era el temor de formalizar una relación para la cual no tenía el dinero con que mantener un matrimonio.
Cuando se enteró de que sería ascendido a capitán de corbeta, se decidió finalmente pedir la mano de Carmela, el año 1873. Un poco posterior a esto, se encuentra la única carta de amor de Prat a su novia llegada hasta nosotros:
"Mi Carmela, mi vida, mi tesoro, tengo que decirte, incluso el que te adoro cada día con más vehemencia, no lo hago ahora porque temo empeorarme. Recibe el corazón apasionado de tu Arturo".
El 5 de mayo de 1873 tocaban las campanas nupciales en la iglesia San Agustín de Valparaíso. Se tendió una alfombra roja, por la que pasó la radiante novia de 22 años, huérfana de madre y padre desde niña, crecida al amparo de sus hermanos que la relacionaron con la familia Chacón, que la adoptó como una más de la familia. Alta, esbelta y bella, se encontró con un Arturo Prat robusto, de amplia frente por su calvicie, espesa barba y de paso firme. Los bendijo el clérigo José Francisco Salas, a las 10.30 horas. Eran ya marido y mujer.
Prat trataba a su mujer como una igual, como una compañera (algo difícil de encontrar en la época decimonónica), encargándole por ejemplo del presupuesto familiar, y él mismo haciéndose cargo de algunos de los problemas domésticos: "A cada momento me parece que te veo rendida de mecer a nuestra hija, sin que a tu lado esté y compartir, aunque sea en pequeño, tus trabajos...".
Su Familia
Los recién casados pasaron su luna de miel en Quillota, desde donde se dirigían a las Termas de Cauquenes. Después, el esposo regresó a Valparaíso, para retomar sus deberes navales. Sólo en octubre se reuniría de nuevo con su mujer.
Para esa fecha, Carmela estaba embarazada de su primera hija. Prat anotó para el acontecimiento del nacimiento de su hija:
"El 5 de marzo nació Carmela de la Concepción a las 9.35 AM, en circunstancias que el día anterior me había ido yo a Santiago... El 5 de abril fue bautizada en la Parroquia del Espíritu Santo, siendo los padrinos la Conchita con José Jesús... "
"Se me figura que ha de estar muy viva, risueña, juguetona... Anoche soñé con ella y parecía que me conocía y aunque con carita un poco afligida, me echaba los bracitos al cuello..."
Pero al igual que los malogrados hermanos mayores de Prat, la niña heredó una contextura en extremo frágil y enfermiza. Arturo le escribe a Carmela: "Continúa usando la homeopatía para mi hijita y avísame luego que esté sana". Tenía, sin duda, la esperanza que el método que (supone él) le curó su condición endeble, hiciera las mismas maravillas en Carmelita.
Pero no funcionaba, la vida de la niña se iba extinguiendo cada día más, para desesperación de una madre impotente y un padre desesperado en la plegaria.
"¡Pobre angelito!, ya no puedo verla, al menos quiero que esté sana".
El problema de Carmelita, una hernia causada por el retiro del cordón umbilical, al que se le agregaban diferentes males (diarrea, fiebre, etc.).
Para desesperación de Prat, al término de su estación anual, debe ser transportado al centro del país por el "Abtao", que no llega. El domingo 13 de diciembre finalmente llega el vapor y le escribe a su mujer: "Luego pues te voy a ver, como también a mi hijita que espero que esté completamente sana..."
Pero la niña había muerto hacía una semana, el día 5. Al anochecer le llega una carta desoladora de su mujer: "Arturo de mi corazón: nuestro querido angelito sigue mal; siento que mi corazón desfallece de dolor y tú no estás para sostenerme... Si te fuera posible venirte, sería mi único consuelo. No desesperes mi bien, piensa en tu infeliz Carmela"
Más desesperación para Prat, el vapor no podrá salir hasta el día 18.
Todas sus esperanzas fueron destruidas en el viaje, con una esquela de pésame, entregada en algún puerto intermedio, firmada por Juan José Latorre.
Anotó Arturo, al pie de la carta anterior de Carmela:
"El 5 de diciembre, a las 1 horas 3 minutos de la noche, murió mi hija Carmela de la Concepción. Esta carta es la destinada a anunciármelo, la amargura que revela debiera habérmelo hecho comprender, pero tan dulce es la esperanza".
Posteriormente, nacieron sus otros dos hijos: Blanca Estela y Arturo Héctor. Su único hijo varón nació a fines de 1878, durante su estadía en Argentina antes de la Guerra del Pacífico. Fue bautizado con su nombre en contra de su voluntad, pues él no quería que su hijo se llamara Arturo, sino que tuviera un nombre más heroico.
Guerra del Pacífico
 
Por encargo del Gobierno de Chile, y a raíz de las evidentes intenciones del gobierno argentino de marcar soberanía en la Patagonia, particularmente en el rio Santa Cruz, Prat realizó servicios especiales de inteligencia en Uruguay y la Argentina. Se estableció en Montevideo desde noviembre de 1878 hasta febrero de 1879 y desde ahí se desplazó varias veces a Buenos Aires. En ese lapso recopiló y trasmitió información a Chile, principalmente referida a las capacidades navales de Argentina, pero también del escenario político que se vivía.
Cuando estalló la guerra, Prat no era muy bien visto entre sus pares a causa de su preparación académica como abogado, lo cual hacía desconfiar de sus aptitudes como militar, y en cierto modo fue excluido de las primeras acciones y preparativos de la Armada, fue designado ayudante de la Comandancia General de Marina, puesto que a Prat le disgustaba, puesto que sentía que se le negaba su participación en las acciones de la Marina.
Cuando don Rafael Sotomayor Baeza debió ir a Antofagasta por instrucciones del Gobierno, solicitó un ayudante, siendo designado Arturo Prat. Prat, renuente en un comienzo, acató la orden y acompañó a Sotomayor y se ganó la confianza de este durante el viaje.
Estando ambos embarcados en el blindado «Blanco Encalada», fue designado para notificar el bloqueo de Iquique a sus autoridades peruanas, lo que realizó sin amilanarse de la actitud hostil de sus pobladores. Aparentemente Prat consiguió bajo las premisas de Sotomayor, el ser considerado en las acciones, cuando estuvo en Antofagasta.
Se le asignó el mando de la «Covadonga».
El 3 de mayo la corbeta «Abtao», al mando del Capitán de Corbeta Carlos Condell de la Haza y la «Covadonga», al mando de Arturo Prat, zarparon a Iquique recalando en ese puerto el día 10 de mayo.
Para dar cumplimiento al plan de atacar a la escuadra peruana en el puerto de El Callao , el Almirante Juan Williams Rebolledo designó como Comandante de la «Abtao» a Manuel Thompson, que comandaba en ese momento la corbeta «Esmeralda», siendo reemplazado por Arturo Prat y designando Comandante de la «Covadonga» a Carlos Condell de la Haza.
El 16 de mayo, la Escuadra zarpó a El Callao con el plan de sorprender a los buques peruanos, pero ese mismo día zarpaban desde ese puerto el monitor «Huáscar» con la fragata blindada «Independencia», con destino a Arica, con el objeto de llevar refuerzos, armamento, municiones y vituallas, cruzándose ambas escuadras, sin avistarse.
-------------------------------------
 
Bueno amigos, lo que sigue ya lo conocen, esta ha sido la biografía del más grande Héroe Naval de nuestra Patria.
 
Un busto del Capitán Arturo Prat habría sido llevado al Japón desde Chile en 1966 y colocado en un "templo" junto al del almirante Tōgō.

 

Es el único capitán no japonés homenajeado por la 日本海軍 Nippon Kaigun (Armada Imperial Japonesa), y en honor a él, la consigna de batalla del Crucero pesado Mikuma (clase Mogami) fue: 大日本帝國海軍

" ¡¡¡ Gloria y Victoria !!! "