El 21 de Mayo y la 5ª Compañía de Bomberos de Santiago

   EL 21 DE MAYO Y LA QUINTA COMPAÑÍA DE BOMBEROS DE SANTIAGO    
 En Chile el 21 de mayo es un día muy especial. se recuerda el acto heroico del capitán Arturo Prat en el combate naval de Iquique, que no solo fue un hito en la guerra del pacífico al marcar en forma definitiva el compromiso de Chile con su mar, sino que también fue un momento clave en el futuro desarrollo del mencionado conflicto, pero desde entonces la importancia de esta gesta heroica también se ha reflejado de distintas maneras en la sociedad civil, siendo la Quinta Compañía de Bomberos de Santiago, "Bomba Arturo Prat", un claro ejemplo de ello.
Esta compañía fue fundada el día 7 de diciembre de 1873 y si bien tempranamente sus fundadores habían adoptado el lema "trabajo y disciplina", la definición de un nombre no les resultó fácil y se avocaron en dos largas y discutidas sesiones para poder bautizar este gran sueño que los ocupaba.
Se propusieron los nombres de "Santiago", "Lord Cochrane" y "América".
Se descartó el problema y las opiniones se dividieron entre los que deseaban honrar la memoria del benemérito décimo Conde de Dundonald, a quien Chile le había pagado tarde y mal sus grandes servicios prestados durante la consolidación de la independencia nacional; y entre los seguidores del ideal bolivariano que alentaban el pensamiento americanista fortalecido por la reciente agresión española.
Entre los partidarios de bautizar esta nueva compañía con el nombre de "Lord Cochrane" se encontraba don Jerónimo Urmeneta quien era su director y que cuando fue Ministro de Hacienda del presidente Bulnes, propició el pago de una pensión que el almirante inglés reclamó por largos años. 
Otro fue el voluntario Echeverría Blanco, nieto del Almirante Blanco Encalada, quien fuera el mejor amigo en Chile de Lord Cochrane. Por escasa mayoría de votos se impidió a la Quinta rendir el primer homenaje de la ciudad de santiago al recordado marino inglés. Así, se impuso en la sala el sentimiento de la confraternidad americana que predominaba entonces en las esferas gobernantes y en las aulas universitarias.
Pero, lo que ciertamente no sabían los fundadores era que el nombre que le habían dado a la  Quinta Compañía no subsistiría en el tiempo, sino a través del recuerdo y del testimonio de esa época que entrega su primera bomba a vapor, marca Merryweather, que también fue bautizada como "América" y que hoy los Quintinos lucen con orgullo en la sala de máquinas de su cuartel de calle Nataniel Cox.en efecto, la gesta patriótica del Capitán Prat y sus hombres, caló hondo en el corazón de 22 voluntarios que se niegan a enterrar bajo el manto del olvido la entrega eterna de Arturo Prat Chacón, el hombre, el marino, el abogado, el patriota.
Así, estos 22 voluntarios escriben la siguiente carta al capitán de la Quinta, don Gustavo Ried, solicitándole formalmente el cambio del nombre de la Compañía a "Arturo Prat":
 
"Santiago, mayo 29 de 1879.
Señor Capitán:  
Los corazones de todos los chilenos vibran profundamente, i su espíritu se alza con orgullo al contemplar el glorioso combate de la invicta esmeralda, abismándose con su heroica tripulación en las aguas de Iquique, el tricolor al tope de los mástiles, disparando sus cañones, i al estruendo de "Viva Chile" la mente se detiene estupefacta ante el arrojo indomable de Arturo Prat, quien con cuatro valientes saltan por la borda al puente del Huáscar, siembran el espanto i la muerte entre los enemigos i mueren en la boca de los cañones, al pie del torreón acorazado; hechos sublimes que los espantados enemigos tienen que llamar de un heroísmo espartano i que ciertamente no tienen en la historia del mundo.  Y al lado del valor sublime, superior a la muerte, el valor coronado por el triunfo más descomunal que rejistran los anales marítimos. 
Condell con la estratejia superior a la del último Horacio, hace encallar la fragata acorazada Independencia y la débil goleta Covadonga obliga a apagar sus fuegos i a implorar rendición a la independencia del Perú.
Si tales hechos escapan a toda descripción, todo elogio también es deficiente; esprésase solamente por la eterna gratitud de todo Chile i por la admiración del mundo entero.
Nosotros anhelamos tributar nuestro homenaje de gratitud i de veneración, mientras la hora llega de traducirlos en monumentos imperecederos, en acciones generosas i en naves que presenten con altivez la estrella de Chile, i su divisa "Vencer o Morir", sostenidas por los nombres de los héroes que han sabido inmortalizarlas, es justa impaciencia hacer oblación siquiera de una pequeña ofrenda.
Tenemos el honor, Señor Capitán de proponer a los miembros de nuestra Compañía, se cambie el nombre de nuestra Bomba "América", hoi recuerdo de mentira i de pérfida fraternidad, en el de "Arturo Prat", nombre de un héroe mártir, nombre bendito que debe estar en la mente i el corazón de todo chileno que debe ser sagrado talismán de los que defienden la honra de la Patria que podemos tener a la vista los que estamos asociados en instituciones en que, como la nuestra, alguna vez suele exijir abnegación, i acaso heroísmo"
----------
Con toda la premura del caso, la Compañía acuerda por unanimidad el cambio de nombre y lo comunica al directorio del Cuerpo de Bomberos de Santiago, organismo que ese mismo día aprueba tan patriótica reforma del reglamento de la Quinta.
De esta forma la Quinta Compañía de Bomberos de Santiago se convirtió en la primera institución, cívica o castrense, en tomar el nombre del héroe de Iquique.
El director don Domingo Arteaga Alemparte, escribe en representación de la Compañía a doña Carmela Carvajal de Prat, comunicándole este acuerdo de la Quinta. 
En parte de su carta, dice:
"…no se oculta, señora, a los voluntarios que represento, cuánto obliga ese lema y cuánto los compromete a no desvirtuar su significación. tengo, sin embargo, la confianza de que la juventud que se lo ha apropiado sabrá respetarlo con la veneración de que es digno y conservarle inmaculada la brillante aureola que sus virtudes le conquistaron"…
 
La respuesta de la viuda del héroe no se dejó esperar, enviando a la Quinta las siguientes palabras llenas de emoción:
"Señores de la Quinta Compañía de Bomberos
Valparaíso, julio 1879.
Distinguido señor Director
Llena de la más tierna emoción he leído vuestra atenta carta en la que me dais tan plausible nueva de que la Quinta Compañía de Bomberos de Santiago ha acordado reemplazar su nombre "América" por el de "Arturo Prat", símbolo de abnegación i audacia. Estas nobles palabras, abnegación i audacia, que son la propia divisa de esas modernas hermandades de cumplidos caballeros que, en servicio de la humanidad, sacrifican reposo bienestar i vidas, vosotros en el delirio del patriotismo habéis querido ponerlas en cabeza de mi Arturo para hacerlo así digno de dar su nombre a vuestra santa i bienhechora institución. Decid a vuestros jenerosos compañeros que acepto profundamente conmovida, en nombre de mis hijos, ese inestimable timbre de honor con que habéis querido laurear las sienes de su infortunado padre; i haciendo votos porque la estrella de Arturo no lleve al sacrificio tantas nobles i preciosas vidas, tengo el gusto de ofrecerme de Ud. atenta i afectísima Sa. Sa.                 
Carmela Carvajal de Prat”.
 
----------
Con posterioridad a este simbólico cambio de nombre, el día 21 de mayo siempre tuvo un sentido especial para la Quinta, que acostumbró enviar una delegación presidida por el Capitán de la Compañía para visitar a doña Carmela y presentarle sus respetos. 
Este saludo anual tuvo un especial significado para doña Carmela, el día que el capitán que encabezaba la delegación era su nieto Arturo Undurraga Prat.
Varios años después, también un 21 de mayo, la Quinta bautizó su nueva bomba marca Saurer, que fue bendecida por el Pbro. don Javier Valdivia y cuyas madrinas fueron: doña Mariana Walker de Bravo, doña Adelaida Izquierdo de Dávila, doña Leticia Alfonso de Valdés y doña Carmela Carvajal viuda del héroe Arturo Prat.
De esta forma, para la Quinta el recuerdo del acto heroico del capitán Prat y sus valientes marinos ha trascendido mucho más allá del cambio de nombre acordado en aquella sesión de compañía del lejano pero presente año de 1879, por cuanto el espíritu de sus voluntarios sigue alimentándose del ejemplo de aquellos hombres que dejaron sus cuerpos inertes sobre la cubierta del barco enemigo o que descansaron en el fondo del mar junto a su querida Esmeralda.
Las siguientes palabras escritas por el teniente 1º don Eugenio Infante Costa con posterioridad al incendio de la artillería, reflejan con acierto el sentir de los Quintinos y su orgullo por pertenecer a la Bomba "Arturo Prat".
"La compañía a la que tuve el orgullo de mandar en esta terrible catástrofe, trabajó admirablemente, con un arrojo i heroísmo incalificable. 
No hubo uno solo de los voluntarios que abandonara su puesto por huir.
La compañía en esta circunstancia ha dado prueba una vez más que sabe cumplir con su deber i llegar hasta el heroísmo si es necesario guiados por la sombra del inmortal Arturo Prat, que con su ejemplo nos ha enseñado el camino que debemos seguir i que supimos iniciar i habríamos terminado si las circunstancias así lo hubieran exigido"
 
                                                                                                                                  
                                                                                                                                               Jerónimo Carcelén Pacheco